Entradas con la etiqueta ‘tuyas’

Un Cerco o seto en Jardineria

Miércoles, 18 de febrero de 2009

Un seto o cerco, en jardinería, posee fundamentalmente una triple función: de protección, de límite y de decoración. Hay dos grupos de cercos: los llamados «muertos», y los «vivos». Los primeros se construyen con materiales de muy diversa índole (ladrillos, piedras, manipostería, cañas, ramas secas, etc.); los segundos, únicamente con hileras de vegetales vivos, principalmente árboles y arbustos. Los setos «mixtos» se forman simultáneamente con materiales muertos y vivos, siendo casi siempre representados estos últimos por enredaderas.
Desde el punto de vista de la protección, la función primordial de los setos es la de moderar, sobre determinadas extensiones de cultivo, la acción térmica o dinámica de los vientos, y el calor directo de los rayos solares. Son casi siempre setos altos, formados por árboles de distinto porte, entre los que están recomendados especialmente los Eucaliptus, Pinos, Cipreses, Alamos, Acacias, etc.
Para la protección de superficies más reducidas se pueden utilizar setos muertos, formados por cañas, muretes, etc., o bien vivos (o si se desea, mixtos), formados principalmente por arbolillos o arbustos de follaje tupido, tales como los ligustros, ligustrinas, transparentes, tuyas, tejos, cañas, etc.